Humedades por condensación [Causas y Soluciones]

Aunque el nombre de este problema pueda parecer un poco técnico. La humedad por condensación es un inconveniente que sufrimos TODOS en nuestro día a día.

¿Quién no ha visto alguna vez una ventana en donde el agua iba cayendo por el cristal interior? ¿Por qué se llenan de humedad las paredes y los espejos del baño? ¿Alguna vez has tenido una mancha de moho en rincones de casa? ¿Cómo evitarlo? ¿Qué soluciones existen?

En la entrada de hoy vamos a intentar dar respuesta a estas y otras cuestiones sobre las humedades por condensación en el hogar.

¿Qué es la condensación?

La condensación es un fenómeno físico que se produce cuando el vapor de agua que contiene en el aire (lo que conocemos como humedad) entra en contacto con una superficie fría, convirtiéndose a estado líquido (agua) o sólido (nieve o hielo).

Humedades en ventanas y paredes

En el caso de las viviendas, la humedad por condensación se da cuando la temperatura interior de una casa es superior a la del exterior y se manifiesta sobre todo en los puntos de contacto como las ventanas, las paredes y los techos.

Las manifestaciones más comunes de este tipo de humedades son vaho o gotas en los cristales de las ventanas, manchas negras de moho en las paredes e incluso un fuerte olor a humedad.

Las humedades por condensación se forman en una superficie cuando su temperatura está por debajo del punto de rocío del aire que está en contacto con ella.

Es decir, si tenemos nuestra casa acondicionada con calefacción y sin ventilación, el punto de rocío se traslada a las paredes; esto hace que disminuya la humedad relativa, ya que al aire caliente absorbe más humedad que el frío y desaparece de paredes y ventanas. 

Mientras exista una fuente de calor, las paredes se secarán, pero en el momento en el que dejemos de calentar la habitación, esta humedad volverá a las paredes y ventanas pues continúa en el interior.

Causas de la humedad por condensación

Hemos de decir que los principales causantes y verdaderos impulsores de este problema, ¡¡somos nosotros!! Sí, nosotros somos los principales encargados de aportar la humedad al ambiente de nuestro hogar.

Cuando nos duchamos, cocinamos, tendemos nuestra ropa en el interior, dejamos nuestras prendas húmedas colgadas en el armario o percha…¡¡e incluso cuando respiramos!! Todo esto produce humedad y, por lo tanto, condensación.

Obviamente, no somos los únicos causantes de este problema. Existen diferentes causas que provocan esa humedad, como por ejemplo:

  • Deficiente aislamiento térmico: si existen deficiencias en la estructura de la vivienda (paredes, muros, ventanas) son causas probables de humedad. Ya que, al estar mal aisladas, su superficie está lo suficientemente fría como para que la humedad del interior se condense. Formándose el vaho, moho y gotas de agua.
  • Deficiente ventilación: al igual que una vivienda mal aislada, una vivienda hermética y mal ventilada, también es un foco de humedad. Nuestros hogares, hoy día, normalmente están bien protegidos para evitar pérdidas de calor al exterior. Pero si no renovamos constantemente el aire del interior, al final, todas esas humedades que vamos produciendo, tarde o temprano, se condensarán.
  • Cambios bruscos en la temperatura de nuestras calefacciones da lugar a condensación en paredes y ventanas.

Los peligros del moho. ¿Qué problemas pueden causar?

Ya tenemos clara la importancia de ventilar y renovar el aire de las estancias para evitar la humedad y la condensación. Pero, también sabemos, que el aire que recorre cada habitación lo hace en forma circular. Esto provoca «espacios muertos» como rincones o esquinas por donde el aire no circula como debería.

Otro punto de conflicto es detrás de nuestros muebles o armarios. En definitiva, cualquier espacio pequeño por donde el flujo de aire no sea el adecuado.

Esto da lugar a la formación de pequeñas manchas de moho. Estas humedades que se forman en las paredes, si no se eliminan pronto, van creciendo cada vez más. Hasta formarse grandes manchas de moho que son viviendas perfectas para ácaros y colonias de hongos.

bacterias de moho

Estos ácaros y hongos van pululando libremente por el aire húmedo hasta que llegan a nosotros. Se cuelan por nuestros conductos respiratorios y llegan hasta nuestros pulmones. Pudiendo ocasionar graves problemas de asma, alergias y otras enfermedades respiratorias, sobre todo en personas cuyas defensas son más bajas, como ancianos y niños.

Por esto, acabar con el moho y las humedades no sólo es un tema de estética, sino además, de higiene y salud. Aunque, como siempre, la mejor solución es la prevención.

Reparar humedades por condensación ¿Cómo quitar el moho?

Si ya es demasiado tarde y la humedad ha aparecido en algún rincón o techo de tu casa, vamos a intentar reparar la zona y protegerla para evitar males mayores. Como ya hemos comentado, cuanto antes retiremos las manchas de moho, mejor.

Primero, y antes de nada, identifica el origen del moho. Si la humedad de la pared no es debido a la condensación, tendrás que identificar el origen del problema para poder aplicar la solución correcta. Consulta siempre con expertos si no lo tienes claro.

Una vez confirmado que la mancha de moho es debido a la humedad por condensación, podemos proceder a su eliminación. Vamos a ver como reparar una pared con humedad y a eliminar el moho de nuestra casa, paso a paso:

  1.  Comprueba el estado del techo o pared. Si está húmedo, sécalo bien.
  2. Protege el suelo con plásticos, papeles o mantas. Cubre con cinta de carrocero salientes como llaves de luz, enchufes, rodapiés…
  3. Una vez preparada la zona afectada, comprueba el estado de la pintura o yeso. Si se desprende, ayúdate de una espátula para yeso para eliminar todo lo dañado y limpia muy bien el polvo que pueda quedar adherido.
  4. Aplica previamente una imprimación fijadora en toda la zona para que la masilla anticondensación que apliquemos, agarre bien.
  5. Es el momento de aplicar nuestra masilla anticondensación. Ayúdate de la espátula para aplicar la pasta en finas capas y tapar todos las grietas y desconchones. Elimina siempre el sobrante y deja secar el tiempo recomendado por el fabricante. Puedes usar un taco de lija para dejar la solución completamente lisa.
  6. Por último, aplica sobre pintura anticondensación sobre la zona como si de una pintura normal se tratase. Para las zonas más complejas como ventanas, enchufes o llaves de luz, ayúdate de una pequeña brocha para recortar para llegar a las juntas o gritas más profundas.
  7. Una vez seco, ya puedes aplicar la pintura habitual para paredes y techos.
reparar humedades

Y listo, acabas de eliminar la humedad de la pared y ya tienes la zona protegida.

¿Cómo evitar las humedades en el hogar? Consejos para prevenir la condensación.

Si ya tenemos claros los problemas que pueden ser los causantes de tanta humedad en nuestros hogares, podemos poner en práctica una serie de sencillas soluciones que harán que la condensación en el interior de nuestra vivienda sea mucho menor.

Nuestro primer consejo, y creo que el más importante, ventilar. Sí, ventilar cada una de las estancias. Abrir ventanas y balcones por donde entre aire nuevo y salga la humedad. Si podemos tenemos corrientes cruzadas o enfrentadas (una ventana o puerta enfrente de otra), mejor y más rápida será la ventilación.

No siempre será posible tener doble abertura en la misma habitación, pero quizás se pueda reemplazar la segunda abertura, por una puerta o ventana de otra estancia en un punto opuesto de la casa. Te sorprenderá comprobar lo rápido que se ventilarán.

Los armarios son otro punto de acumulación de humedades. Igualmente debemos ventilarlos regularmente.

Ni que decir tiene que la ducha es un gran foco de humedad para nuestra casa. Es muy importante la ventilación del baño después de la ducha. Es común ver los espejos y paredes llenos de gotas de agua que luego pasarán al ambiente si no las secamos o ventilamos la estancia.

Pero ojo, ventilar el baño no quiere decir que abramos la puerta, ya que esto hará que la humedad se cuele en otras partes de la casa. Con lo cual no estamos resolviendo nada, al contrario, estamos agravando el problema.

Entonces, ¿qué debemos hacer?

Si el baño cuenta con una ventana al exterior: abrirla. En caso contrario, deberíamos colocar un extractor de baño en techo o pared, con salida al exterior para poder sacar esa humedad fuera de la casa.

extractor baño

Otra fuente de humedad para nuestras viviendas es la cocina. Importante encender el extractor de aire al cocinar para que los vapores que se desprenden al cocinar no invadan el aire de nuestra casa.

Otra recomendación es tapar los utensilios como ollas o sartenes. No sólo evitaremos cargar más el ambiente de humedad, sino que ahorraremos dinerito, ya que necesitaremos menos energía para mantener los alimentos calientes.

Fijaros en la diferencia que hay entre estas dos ollas. Una tapada, guarda todo el vapor y la humedad en su interior. La otra destapada, podemos observar cómo se escapa todo el vapor al ambiente. Por eso, contar con un buen sistema de ventilación en la cocina, evitará gran acumulación de humedad.

Otra de nuestras recomendaciones es que siempre, en la medida de lo posible, no tendáis la ropa en el interior de la casa. La humedad de la misma cuando se seque pasará al aire, y con ella, aumentamos los problemas de condensación.

Lo mismo ocurre si llegamos del exterior con la ropa húmeda porque nos haya pillado la lluvia, por ejemplo.

Si dejamos esas prendas en la percha o en la silla, cargaremos de humedad el ambiente al secarse. Siempre es conveniente dejarlas secar en alguna zona exterior.

ropa humeda

Aislamientos para evitar la humedad por condensación.

Para proteger nuestras casas con buenos aislamientos, lo ideal es hacerlo en el momento de la construcción de la misma. El otro momento es cuando aparezcan los problemas (que será peor y más caro).

Existen diversas soluciones para realizar correctamente y de manera óptima este aislamiento. Os mencionamos las más comunes:

Aislamiento exterior con fachadas ventiladas: 

Sobre la pared de la fachada se fija un aislante y una estructura metálica. Generalmente de lana mineral. La estructura soporta placas de protección (generalmente de vidrio) separadas del aislante. Por dicho espacio circula el aire por convección. Esto reduce el puente térmico protegiendo la fachada de las temperaturas y eliminando humedades por condensación.

Aislamiento de fachadas con espuma de poliuretano: 

El sistema anterior es caro y no siempre es posible su aplicación. Existe otra solución que es inyectar espuma de poliuretano en el interior de la cámara que separa las paredes internas del edificio de la fachada exterior. El inconveniente de esto es que, si aplicamos esta solución una vez que la construcción está terminada, habría que realizar unas aberturas en la fachada por donde inyectar la espuma de poliuretano. Además, el acabado no sería todo lo uniforme que deseamos.

Membranas de poliuretano: 

Este sistema de revestimiento elástico impermeabilizante es una de las soluciones que siempre recomendamos desde Rehability. No sólo por sus propiedades y características, sino por su garantía de éxito y durabilidad. Podéis obtener más detalles aquí -> Membrana de poliuretano.

Cristal de doble hoja:

Se crea una cámara de aire entre las dos hojas que ayuda a que no haya transferencia de temperatura de un lado al otro del cristal. Esto instalado en nuestras ventanas mejora notablemente la aparición de humedades por condensación.

Ventanas con rotura de puente térmico:

Una de las vías de escape del aire de nuestra vivienda al exterior, son los aluminios de las ventanas. El aluminio es un excelente conductor del calor, con lo cual un punto crítico a tener en cuenta son las puertas y ventanas. A este «puente» que comunica nuestro hogar con el exterior se le denomina «puente térmico». Pues bien, lo que se intenta es romper esa comunicación. Esto se lleva a cabo con un simple plástico que se instala en el interior de las ventanas de aluminio en el momento de su fabricación. Esto es lo que se conoce como «rotura de puente térmico» y evita que haya esa transmisión térmica entre el interior de nuestra casa y el exterior.

Alternativa económicas para paliar la humedad por condensación

Si en este momento, cambiar de ventanas o realizar estas modificaciones en tu casa o edificio te supone un gran inconveniente, existe soluciones más económicas para paliar los efectos de las humedades por condensación.

Podemos pensar en usar un deshumidificador. 

Con esto no vas a acabar con el problema, pero sí que vas a reducir la humedad en el interior de la vivienda. Además de conseguir una temperatura más agradable dentro de la estancia donde se use.

Existen de muchos tamaños y precios pero, normalmente, este tipo de aparatos son más o menos compactos y podrás desplazarlos de una habitación a otra de la casa sin mucha dificultad.

Si te vas a decidir por adquirir uno de ellos, las características deseables y a las que deberías prestar más atención serían: bajo consumo y peso, tamaño reducido o compacto, silencioso y con un buen depósito para recoger la humedad.

Conclusión

La humedad es un problema muy frecuente y más grave de lo que parece. Y no siempre le prestamos la atención que se merece.

  1. Ventilación. 
  2. Aislamiento.
  3. Temperatura correcta.
  4. Reparaciones.

Con estas sencillas pautas y consejos que hemos querido compartir hoy con vosotros esperamos que mejoréis considerablemente la salud e higiene de vuestro hogar en cuanto a humedad se refiere.

Desde Rehablity nos ofrecemos como siempre a responder todas las dudas que os pudieran surgir en cuanto a humedad y aislamiento se refiere. Podéis dejar vuestras consultas en los comentarios, estaremos encantados de responderlas.

Y vosotros, ¿habéis tenido alguna vez problemas de humedad o moho en vuestras viviendas? ¿Cómo lo solucionasteis?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.